La villana

Sook-hee ha sido criada para ser una asesina. Lo cual le disgusta en gran medida, por ello, cuando la Agencia de Inteligencia de Corea del Sur la recluta como agente con la promesa de su libertad tras 10 años de servicio, la joven acepta. Pero cuando por fin consigue su ansiada libertad, la vida no resultara tan fácil para ella después de que dos hombres de su pasado reaparecen para sacar a la luz secretos que siempre debieron quedar ocultos.