Monsieur Chocolat

Rafael Padilla se convierte en el primer payaso de circo negro en Francia. Pero sus orígenes fueron difíciles, ya que procedía de una familia de esclavos vendidos desde Cuba. De niño trabajó como sirviente y como limpiabotas. La suerte le llevó a Francia, a trabajar en el circo. Sus comienzos fueron como un salvaje en un número de circo, pero su talento y su encuentro con el payaso Foottit le llevaron a cosechar un gran éxito, convirtiéndose en protagonista de su propio espectáculo.